El concepto Permacultura propiamente tal nace en Australia a finales de la década de los 70, de la mano de Bill Mollison y David Holgrem, pero en su esencia es volver a la forma tradicional en que vivía el ser humano reconociendo nuestra identidad en su dimensión natural y cósmica, para vivir en complementación y equilibrio con todos los seres.

Se puede decir que es una herramienta de diseño que nace de la observación de la naturaleza, siguiendo sus patrones y ciclos, trabajando con la naturaleza y no en contra de ella. Permacultura es el rescate de la forma simple y autónoma de vivir que tenían las naciones originarias, tanto comunidades indígenas y campesinas, integrando nuevos conocimientos para el bienestar de la gente y La Madre Tierra.

Es el primer paso para recordar el camino del buen vivir – kume mognen – sumaq kausay – sewa.Permacultura es un cambio de paradigma que disocia bienestar de consumo y comprende que el crecimiento ilimitado no es posible. A partir de allí genera relaciones que permiten o buscan desarrollar diseños de hábitat humanos que generen impactos positivos en el ecosistema, un llamado a la acción, a vivir de manera activa, en busca de soluciones a los problemas medioambientales del presente para la permanencia de la humanidad en la tierra.

Es re-hacer los acuerdos con nuestras relaciones y el indicador de un buen trabajo es la salud integral tanto en lo ecológico, económico, socio – cultural y espiritual.La permacultura es una manera concreta de dar forma a la sustentabilidad, entendiendo este concepto como el equilibrio entre las personas (nosotros), el medio ambiente (la madre) y la economía (las relaciones). Una forma de vivir en armonía, donde siempre hay abundancia, pues la vida es sustentable en sí misma.

Es una forma de vivir autónomos, en reciprocidad con lo que la tierra nos da, haciéndonos cargo de nuestra huella ecológica. Un espacio que nos invita a trabajar en red con otras personas, familias y grupos que estén en la misma senda, entre todos levantando sistemas de flujo permanente, más eficientes que respondan a la problemática actual.

Permacultura en su aspecto más completo es simplemente sentido común, una oportunidad de decidir y dibujar nuestra propia vida.Principios de la Permacultura: Se basa en tres principios éticos: el cuidado de la Tierra, el cuidado de las personas y el compartir.

Definición Cocreada por la Reda CASA Eco chile, Iniciativas de Vida SustentableCASA Chile, Consejo de Asentamientos humanos de las Américas.